Uncategorized

VERDADEROS TÍTULOS.

Cuando se impone el escepticismo sobre la veracidad de títulos académicos o currículos mutantes de ciertos políticos, se hace más reconfortante si cabe la entrega por un centro público de Formación Profesional; en concreto, desde el Centro Integrado de FP Mendizabala de Vitoria-Gasteiz, de las primeras acreditaciones oficiales de Lanbide a personas jóvenes con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental.
Bien es cierto que, aunque disponen de validez en el ámbito de la Administración laboral, se trata solo de acreditaciones o unidades formativas parciales que integran una certificación profesional completa en un ámbito o familia profesional determinada. No obstante, son competencias convalidables y acumulables, lo cual posibilita que este alumnado pueda llegar a obtener con posterioridad un certificado de profesionalidad completo o, incluso, un título oficial de Formación Profesional.
Puede parecer modesto el logro, pero para las personas a las que nos referimos constituyen un verdadero máster: auténtico, demostrable y, por supuesto, presencial.
Se abre por tanto un camino, largamente demandado por las familias, para que el alumnado con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental pueda obtener un nivel profesional básico mediante una formación teórico-practica en aulas de Aprendizaje de Tareas, y de esa manera ir configurando su propio itinerario formativo y profesional.
Entre la población con discapacidad, el colectivo con discapacidad intelectual es el que tradicionalmente menor nivel formativo consigue y, como consecuencia, el que tiene menor acceso al empleo y mayor tasa de paro acumula. Por tanto, se hace perentorio mejorar el nivel formativo de estos jóvenes para reducir las posibles desigualdades y promover mayores oportunidades de acceso al mundo laboral.
Es preciso, asimismo, posibilitar una formación verdaderamente relevante y adaptada a las personas con discapacidad intelectual para que puedan afrontar con garantías de éxito sus propios proyectos profesionales y personales. Es indudable que en este contexto la orientación profesional se constituye en una pieza clave de esos procesos de transición hacia la vida activa.
La entrega de estas acreditaciones, precisamente a las puertas del Día del Trabajo, es un motivo más para concienciar a toda la sociedad sobre la necesidad de evitar cualquier discriminación en el acceso al empleo de la población con discapacidad intelectual. Ha de ser una labor conjunta de todos: alumnado, familias, profesorado, empresas y administración, para que esa puerta que hoy abrimos con indisimulado orgullo pueda franquearse con éxito en el futuro.

¿Por qué es necesario un orientador educativo en un centro integrado de FP del País Vasco?


¿Por qué es necesario un orientador educativo en un centro integrado de FP del País Vasco?

1. Porque en los centros integrados también hay alumnado de necesidades educativas especiales.
Un orientador educativo apoyará, asesorará y coordinará la labor de los profesionales que desempeñan su labor en ese ámbito.
2. Porque en los centros integrados ciertos alumnos manifiestan  dificultades de aprendizaje.
Los orientadores y orientadoras educativos son unos profesionales con el perfil adecuado para abordar esos problemas.
3.   Porque en los centros integrados la labor tutorial es muy variada y adquiere una gran relevancia
Los orientadores educativos planifican, coordinan,  apoyar y asesoran la labor de los tutores y tutoras de un centro docente.
4. Porque, desgraciadamente, en algunos alumnos de los centros integrados también afloran circunstancias personales  graves que interfieren seriamente en su  formación.
Un orientador educativo dispone de las estrategias precisas para su diagnóstico y tratamiento.
5. Porque en los centros integrados las familias también solicitan asesoramiento psicopedagógico.
Por su bagaje profesional, los orientadores educativos pueden apoyar la labor del profesorado en este terreno, desde una perspectiva especializada.
6.   Porque los centros integrados interactúan con una red de instituciones que colaboran en los procesos de formación desde  diferentes vertientes: social, psicológica, sanitaria, educativa, etc.
Orientación educativa es la especialidad docente del sistema educativo que,  por su formación, es la más adecuada para coordinar esta labor.
7. Porque los equipos de dirección de los centros integrados necesitan y demandan apoyo y asesoramiento, también en el terreno psicopedagógico. 
Es una figura que los equipos directivos deben apoyar, y en la que pueden apoyarse, en el terreno pedagógico y educativo.
8. Porque los equipos docentes de los centros integrados necesitan asesoramiento y apoyo en cuestiones de tipo académico: programación, metodología, evaluación, …
Sin ser el único, es un perfil profesional que reúne todos los requisitos para ello.
9. Porque en los currículos de los centros integrados, ciertos contenidos transversales (inteligencia interpersonal, emocional, etc)  han de adquirir una relevancia creciente.
La orientación educativa está volcada en este ámbito, otorgándole la importancia que merece.
10.  Porque en los centros integrados también se aprecian ciertas carencias en el alumnado en la forma de estudiar, aprender y desempeñar sus tareas.
La ayuda al estudio en temas como motivación, organización, planificación, estrategias de aprendizaje, etc., es un ámbito tradicional del trabajo de los orientadores educativos.
Por otro lado, está fuera de toda duda la tradicional y contrastada dedicación de los profesionales de la especialidad de orientación educativa a las labores de la orientación profesional en la educación secundaria.

Precisamente en este ámbito, los centros integrados de  Formación Profesional,  dada su especifidad,  han de contemplar una orientación profesional de calidad, altamente especializada y diversificada, que responda a las exigentes demandas derivadas de un planteamiento de formación y aprendizaje a lo largo de la vida. En esa labor los orientadores educativos también deseamos colaborar, en estrecha coordinación con otros profesionales de la formación y orientación laboral, conformando así un departamento de orientación robusto y de garantías, que aborde y responda a las diferentes dimensiones de la orientación,en un centro integrado de FP en el País Vasco.

© Angel Zárate Argote.
Orientador educativo del Instituto Específico de Formación Profesional Superior Mendizabala de Vitoria-Gasteiz